< regresar

Research

Presentación del libro Peru/Video/Arte/Electrónico

Al alimón por José-Carlos Mariátegui y José Javier Castro

Un mundo frío, donde la performance, acción antes pensada y obrada como parte de una actitud, ahora se practica casi de manera teatral o como una suerte de ‘baile o danza de intención artística resultando muchas veces en un manifiesto de poco fondo o convicción’. Donde el video, forma de expresión conceptual basada en el tiempo muchas veces crítica a los medios masivos, es ahora parte de la seducción medial y absolutamente consensual al facilismo visual o efectista que no dice ni piensa nada. La intervención, antes pensada y obrada como una acción física crítica vinculada a la instalación es ahora simplemente un remedo de la modificación. Finalmente, la música electroacústica, que presentaba el mayor espectro de producción sonora experimental se ha convertido hoy en un agregado monótono de ruidos y “samples” que en su vasta mayoría no dicen nada y solo parecen intencionados para aturdir y llevar al trance al lado de éxtasis y fiestas ‘electrónicas’ a todo público que las consume.
En otras palabras no estamos más en el terreno de la experimentación artística con fines de estimular reflexión y pensamiento o de expandir la expresión del mismo a favor del enriquecimiento intelectual y espiritual, sino ante una forma mas del entretenimiento adulto donde la sensualidad del momento y el “no pensar” y pasarlo “alucinantemente bien” resulta lo trascendente e importante.
Este aparenta ser el estado del arte experimental actual, suplir fantasía, entretenimiento, ser impactante a los sentidos y de esta visión crítica es de donde irrumpe el proyecto del Festival Internacional de Video Arte Electrónica que empezamos cuando el paradigma de la nuevas formas de creación no existía en nuestra realidad o sucedía, como suele pasar, en esfuerzos muy aislados e independientes, desvinculados y casi desconocidos
Y es en este contexto donde hoy el Festival adquiere una responsabilidad mayor y clave para hacer distingo entre una cosa y la otra y fomentar un honesto intercambio intelectual, avivar la creatividad, la expansión cultural y la calidad del concepto/ pensamiento, consecuentemente crecer espiritualmente.
En un mundo en cual el arte ha empezado a verse cada vez más cercano o “coludito” con el “design”, la arquitectura, la publicidad, la moda y hasta la gastronomía en formas avasalladoramente comerciales o consumistas, es más importante que antes diferenciar y recuperar el concepto de arte y tener una postura abierta aunque reflexiva frente a todas las tendencias que de buena o mala forma utilizan este nombre.
En este sentido resaltamos el amor por el experimento, el arte en el devenir de la humanidad y la consideración del arte como un producto humano hecho para seres humanos que vincula las prácticas y actividades de los artistas con un espacio de incidencia en la percepción de la vida y en la transformación de las conciencias.
Si bien el arte electrónico /arte a máquina se nutre de la tecnología y sus variaciones y avances, lucha también por lo nuevo que no siempre resulta sinónimo de lo más moderno.
Peru/Video/Arte/Electrónico: memorias del Festival Internacional de Video/Arte/Electrónica publicado gracias al apoyo de la Fundación Daniel Langlois era un libro necesario desde hace tiempo y el momento actual lo hace particularmente importante: han pasado 6 años desde
que empezamos el Festival y este libro recoge el espíritu, trabajo y resultados del tiempo transcurrido.
Aun recuerdo las primeras reuniones que gestaron este proyecto. A inicios de 1997, un grupo de personas interesadas en los campos del arte, la imagen en movimiento, la música, las relaciones entre el arte y la ciencia, la creación experimental y no dispuestas a seguir pasivas ante el frustrante status quo empezamos a reunirnos semanalmente para discutir y aprender sobre estos proyectos interdisciplinarios. Aprender, porque uno jamás deja ni debe dejar de hacerlo.
En estas épocas los trabajos en el campo de las artes electrónicas y el video en el Perú eran, como ya referimos, muy escasos. Al poco tiempo decidimos que la mejor forma de modificar este panorama era mediante la realización de un Festival. Echando mano de la coyuntura histórica -la realización de un primer Festival con trabajos locales en 1977- se decidió empezar en 1998 con el Segundo Festival Internacional de Video Arte. Nadie imaginaba que el tiempo y la constancia generaría no sólo una actividad reconocida local e internacionalmente, sino una nueva generación de creadores peruanos que emplean el video y las nuevas tecnologías como sus principales medios de expresión artística.
Insistimos en presentar trabajos nacionales e internacionales no sólo de ‘los más conocidos’, sino también de jóvenes con innovadoras propuestas que creímos serían apreciadas por el público asistente al Festival. La acción fue desarrollada en varias esferas, por ello el Festival ha venido presentando trabajos tanto de la activa producción Europea o Norteamericana, como de zonas ‘silenciosas’ o poco conocidas: Oceanía, África, Europa del Este o Asia. Nuestra cercanía natural con la creación en Latinoamérica ha hecho que pongamos especial énfasis en la presentación de los proyectos más recientes y renovadores de nuestra región.
Si bien uno de los principales ejes del proyecto del Festival empezó siendo el progreso en el Perú del conocimiento en torno al arte electrónico y generar nuevas propuestas de creación artística, poco a poco hemos incorporado elementos que consideramos integrales de esta acción, como la música electrónica, talleres con especialistas internacionales, un laboratorio de producción y estipendios para realización de proyectos.
Por ello, hablar del Festival Internacional de Video/Arte/Electrónica a partir de su edición de 1998 es contar la historia de lo que podríamos denominar como la 'segunda época’ de las artes electrónicas en el Perú, la que confiamos ahora no sufrirá otra pausa. Esta satisfacción debe siempre ir de la mano con un balance crítico, pues si bien se ha avanzado mucho en muy poco tiempo, es también bueno saber que aún falta cimentar lo que se ha sembrado. Como una gran obra de arte conceptual colectiva, el Festival Internacional de Video/Arte/Electrónica requiere ahora re-pensar todo lo que se ha hecho y analizar su contribución en el futuro. Inicialmente pensamos que esta publicación recogería únicamente la Memoria del 7 Festival Internacional de Video/Arte/Electrónica 2003; sin embargo, a medida que avanzábamos, nos parecía que no se podía dividir el Festival en una sola edición sin evidenciar la historia que la antecedió porque es en esta historia donde encontramos la auténtica riqueza de este esfuerzo.
No existe el futuro sin un pasado y encontramos vital informar a nuestra sociedad que todo es posible cuando se obra con convicción, que basta un grupo de personas decididas, inspiradas y consecuentes con sus ideas y valores para lograrlo. Fue difícil, como todo lo que realmente vale la pena lo es, pero los resultados bien avalan el esfuerzo y tenacidad.
Por ello decidimos incluir una memoria de los Festivales anteriores con textos sobre los proyectos presentados, así como algunos ensayos reflexivos sobre el arte electrónico en el Perú y una selección, a manera de catálogo, de los artistas que han participado en losúltimos seis años.
El Festival resulto único en activar constantemente las artes experimentales en el Perú mediante la organización anual de un espacio. Descubrimos que se generó un público (que no existía como tal) a la par que se descubría una nueva generación de artistas experimentales con una sensibilidad, motivación muy afín con las nuevas posibilidades de creación e interesantemente provenientes de muy diversas disciplinas y no necesariamente de las artes establecidas. De pronto encontrábamos que nuestro esfuerzo tenía un sentido y caímos en la cuenta que estábamos a la vez haciendo política: nuestra idea clara y directa traducida en el acto motivador, activador en nuestra sociedad. Concepto, lucha y consecuencia que dieron resultados.
Definitivamente este libro es testimonio de gesta, en la que un proyecto complejo que inicialmente cuenta con casi ninguna comprensión y apoyo, poco a poco consigue una receptividad y una continuidad o permanencia que lamentablemente es muy poco frecuente en el contexto local.
Este libro también es la huella de una etapa en la que nos tocó dirigir un proyecto complejo que poco a poco ha tenido receptividad e incidimos en la continuidad, lamentablemente tan poco frecuente. En los últimos años esa falta de continuidad ha hecho que muchas de las iniciativas más interesantes en el campo de las artes y la cultura que germinaron a fines de los años 90 en el Perú hayan concluido por la inoperancia y desinterés de nuestros gobernantes. Si bien esta situación es menos frecuente en organizaciones independientes, como es el caso del Festival, es necesario que estas organizaciones y estructuras se renueven para que sean una verdadera plataforma de experiencias creativas a largo plazo.
Por ello, buscábamos lograr algo que es difícil o considerado imposible en el Perú: crear un proyecto que más allá de las personas trascienda en el tiempo.
Considerados estos los valores que hicieron posible que esta idea empezara como un hecho concreto y se mantuviese en producción durante 6 años y sea hoy considerado como uno de los principales eventos de arte medial en América Latina comparable solo con iniciativas similares en Brasil, Argentina o México, uno se hace la pregunta:¿qué hace que una institución, una nación, un grupo se consolide, fortalezca, mantenga vigencia y avance? la respuesta está en el cambio, y sobre todo en el cambio generacional.
Los miembros originales encontramos que no podíamos favorecer el culto a la personalidad en este proyecto, no dejar que el Festival tomara o fuese sinónimo de el nombre y apellido de los actores de turno sino que el Festival siguiera adelante por su propia esencia: una institución madura debe poder contenerse y manejarse en cambios. ¿Supone esto un riesgo? Por supuesto, todo cambio supone un riesgo pero lejos de visionar el riesgo como la opción a perder nosotros vemos el riesgo como la opción a vencer. Crecer.
Por ello la renovación progresiva del equipo gestor del Festival se hace tan entusiastamente necesaria. Por ello y para ello, con elánimo de hacer que este proyecto continúe en el tiempo, a partir del 8 Festival Internacional de Video/Arte/Electrónica 2004 el proyecto será producido y gestionado por la ONG Realidad Visual y pasará a manos ejecutivas de un nuevo equipo conformado por Mauricio Delfín, Jaime Oliver, José Aburto y Miguel Zegarra a quienes desde ya tenemos que reconocer el valor de su gestión al decidir tomar la responsabilidad en sus manos.
El equipo fundador (Alfonso Castrillón, Jorge Villacorta, José Javier Castro y quien les habla) pasarán a formar parte de un Comité Consultivo. Del mismo modo, el Festival seguirá contando con el apoyo de la Universidad Ricardo Palma y ATA, instituciones que hicieron posible su realización desde 1998.
Finalmente siempre es importante agradecer y en primer lugar agradecer a las instituciones que nos han apoyado cada año: la Embajada de Francia y la Asociación Francesa de Acción Artística, el Goethe Institut, el Centro Cultural de España - AECI, la Embajada de los Estados Unidos, la Embajada de Brasil, el ICPNA que hoy nos acoge en este espacio, el Centro de la Fotografía y la Municipalidad de Miraflores. Mención especial merecen las instituciones internacionales e invitados extranjeros que entusiastamente participaron de los proyectos que les propusimos.
Y como no agradecer a todos aquellos amigos e individuales colaboradores quienes encontraron en este proyecto una razón para dar el mejor esfuerzo posible, agradecer a Angie Bonino, Anneliese Fieldler, Giuliana Migliori, Roger Atasi, Iván Esquivel, Álvaro Zavala, Carlos Letts, Juano Castillo, Jorge Luis Chamorro, entre otros, las largas horas de trabajo con a veces muy poco o ningún descanso, agradecer ese esfuerzo más allá de la comodidad personal…y también agradecer a los no tan amigos, a aquellas personas que con su escepticismo, burla, falta de interés o indiferencia crearon en nosotros un espíritu más fuerte y decidido, un espíritu que jamás pierde y que lo intenta todo hasta el ultimo minuto, y este es pues señores el espíritu de ATA.

Descargar libro
(en formato PDF, en español)

Páginas: 01-07 | 10-25 | 26-29 | 30-31 | 34-31 | 54 | 55 | 56 | 57-60 | 61-63 | 64 | 65-76 | 77-78 |
79-80 | 81-82 | 83-85 | 86-92 | 93-94 | 95 | 98-102 | 103 | 104-105 | 106-109 | 110-111 | 112-113 |
114-115
| 116-118 | 119-123 | 124-125 | 126-127 | Separadores