< regresar
Arte y Ciencia


Arte y Ciencia de M. C. Escher

Publicaciones en la Prensa: Arte y Ciencia en la obra de M. C. Escher
José-Carlos Mariátegui

Este año se conmemora el centenario de M. C. Escher, uno de los artistas gráficos más importantes de nuestro siglo. Sus obras ilustran los libros de matemáticas, pero posiblemente pocos conozcamos de su renombre como plástico. En un siglo de vanguardias, postmodernismos y revoluciones científicas, Escher nos ha demostrado la importancia del sentimiento de un artesano de la vida, un hombre que sólo busca mostrar al público los diversos valores escondidos que se encuentran en nuestra naturaleza. Las vanguardias y el arte moderno de nuestro siglo se han caracterizado por ofrecer una nueva imagen dentro del contexto del arte: le retiraron su carácter bidimensional, introduciendo nuevos conceptos tales como las instalaciones, la fotografía, la arquitectura y el diseño, y, al final del siglo XX, el arte electrónico en todas sus manifestaciones posibles, gracias a la evolución de la tecnología, que se ha convertido en el eje central de la creación artística. La imagen electrónica no sólo ha transformado la comunicación sino también la estética. Escher, sin embargo, creó dentro de la bidimensionalidad de su obra gráfica, la tridimensionalidad que aunque muchas veces puede considerarse geométrica y físicamente imposible, logra su principal objetivo, mejor que lo alcanzado por el arte plástico convencional: impresionar intensamente al espectador. Hay tan compleja y variada información en su obra que sería dificil incluirla dentro de alguna de las corrientes del arte de nuestro siglo. Como buen artesano, conoce el arte y el oficio de mostrar lo que siente, y podriamos más bien incluirlo dentro de un tipo especial de artista, que no usaba tecnología, pero, mejor aun, la creaba de manera abstracta. Escher hizo de la bidimensionalidad muerta del papel una tridimensionalidad única, aparente, compleja; re-creó los orígenes del caos con sus imágenes infinitas, y no será el primero en este campo, pero sí el más evidente. Hay algo en la obra de Escher que impresiona y llega al corazón del público, es el análisis de la complejidad en sus formas más hermosas. Maurits Cornelis Escher nació en 1898 en Leeuwarden, un pequeño pueblo en el norte de Holanda. En 1919 inició sus estudios en la Escuela Provincial de Artes y Oficios en Haarlem, donde aprendió un poco de arte y diseño gráfico bajo la dirección de Jessurun de Mesquita. Dejó la Escuela en 1922; como artesano y grabador en madera, no tuvo mayor formación. De allí en adelante viaja por Europa. Quedó profundamente impresionado durante su viaje a Alhambra y el Palacio Morisco en Granada. Luego viaja por toda Italia, donde crea sus primeras obras del paisaje mediterráneo y conoce a Jetta Umiker, con quien se casa en 1924. Luego de una corta estadía en Suiza y Bélgica, en 1935, se trasladó a Holanda donde realizó sus obras más conocidas. Hasta el fin de los años treinta sus obras eran admiradas por un pequeño círculo de amigos del arte gráfico. A partir de 1935 inició una nueva serie de trabajos, como "Esfera Reflectante" (1935), "Día y Noche" (1938), y su primera gran obra: "Metamorphosis II", que concluyó en 1940. Uno de sus críticos más devotos, G. H. Gravesande escribió de manera escéptica acerca del nuevo camino que había tomado Escher: "Los pájaros, peces y lagartijas de Escher desafían una descripción; llaman a formas de pensamiento que sólo se encuentra en muy pocas personas".. Sin embargo Escher prosiguió por el camino donde lo llevaba su intuición y curiosidad, sentía que debía decirle a la gente con sus obras cosas que nunca habían sido expresadas antes. Una vez escribió acerca de sus intenciones de la siguiente forma: "Si sólo tú supieras las cosas que he visto en la oscuridad de la nocheŠ en algunos momentos me he sentido demente y falto de juicio al no ser capaz de expresar estas cosas en términos visuales". Tuvo que esperar hasta la década del 50 para ser considerado un artista original que era capaz de tomar la poesía del lado matemático de las cosas en las formas más sorprendentes. Murió en 1972, reconocido como un artista de fama mundial. La obra de Escher ha despertado una gran admiración por parte los científicos, a los que incluso ha ayudado a formar y entender ciertos aspectos de nuestro complejo mundo. El conocido físico y cosmólogo inglés Roger Penrose cuenta:"Mi unión con las figuras imposibles data de 1954, cuando participaba como estudiante en el Congreso Internacional de Matemáticas de Amsterdam. Visitaba una exposición del dibujante holandés M.C. Escher y me acuerdo que fuí hechizado de inmediato por ese trabajo que veía por primera vez. A mi regreso a Inglaterra decidí hacer yo mismo algo Œimposible¹ ... y finalmente llegué a hacer la viga de tres lados, la cual, según mi opinión, reproducía en la más pura forma la ŒImposibilidad¹ que yo quería expresar. A pesar de que en la exposición de Escher habían cosas únicas y raras colgadas, Œno había nada de lo que ahora sería conocido como figura imposible.¹ " También se han abordado las figuras imposibles y los planos partidos de Escher como fuente de inspiración para la elaboración de complejas teorías científicas. El Dr. Nadrian Seeman, pionero de la nanotecnología y la construcción de modelos complejos usando moléculas de ADN sintético viene realizando estos trabajos desde 1980. En 1995 le fue otorgado el premio Richard Feyman (al avance y desarrollo de nanotecnología molecular) por desarrollar métodos para construir objetos tridimensionales, incluyendo cubos y poliedros más complejos a partir de moléculas de ADN sintético. Hasta ese momento los científicos no habían podido crear estructuras complejas con la hebra lineal de ADN. En su laboratorio se trabaja sólo con estructuras en el orden de los nanómetros (una mil millonésima parte de un metro). Aseguró que la obra de Escher está llena de simetría y ciencia, y que sin duda le sirvió de inspiración y modelo para desarrollar su teoría, en especial el grabado titulado "Depth" ("Profundidad"). El Dr. Seeman considera al ADN, como el almacén de los grandes secretos de la vida, el "juego" de construcción más maravilloso que haya sido creado.